Buscando se encuentra

Leído: 302, Respuestas: 0 , Publicado: Mar 15 19
Nemes llevaba cerca de cinco días espiando a la mujer que ahora paseaba
por el centro comercial, tenía todos los datos de ella y sabía cuales eran sus
rutinas; la primera vez que la vio fue en el metro, llevaba con ella lo que
Nemes quería y no lo pensó dos veces cuando la mujer abandonó el vagón
del tren. Nemes salió detrás de ella y no la perdió de vista, por varios
pasillos la mujer avanzó sin sospechar que la seguían. Abordó otro de los
trenes, uno que se dirigía hacía el sur de la ciudad. Cuando ella entró y más
tarde volvió a descender en la última estación, se encaminó por los pasillos
del paradero de autobuses y abordó uno Nemes seguía detrás.

El paso de la mujer era lento pues de la mano iba una pequeña niña que a
cada paso se divertía con cada letrero u objeto que se encontraban en el
camino. Platicaban cosas pero él no se iba a arriesgar acercándose así que
se limitó a seguirlas desde la lejanía, lo más cerca que estuvo de la mujer
fue al abordar el autobús y sentarse justo detrás de ella, su aromática
fragancia inundó al instante el ambiente y Nemes se satisfizo con la
agradable fragancia.

Por fin Nemes vio su oportunidad y dando vuelta en uno de los pasillo
chocó contra el carrito de la mujer, inmediatamente se disculpó y con suma
agilidad fue llevando la disculpa a una leve conversación que se comenzó a
prolongar, la visita al centro comercial de Rose terminó con una cita,
acababa de conocer en los pasillos a un simpático y guapo hombre llamado
Nemes, el después de una corta platica le comentó que era soltero y
empresario, le agradó al instante y ambos quedaron en encontrarse en
próximos día en un restaurante de lujo cerca de la casa de Rose. Por
supuesto que Nemes le había dado su teléfono por si algo pasaba y no
podía acudir.

Rose es una mujer de 40 años, trabaja en una oficina de recepcionista y
como es bilingüe su sueldo es superior al de sus compañeras; su cara
agradable ha sido por supuesto motivo de muchos halagos en la oficina y
en varias ocasiones su jefe a tratado de invitarla a salir sabiendo que es
divorciada ya desde hace dos años. Rose nunca había sido de las chicas
fáciles y le costaba trabajo entablar una relación con sus compañeros de
trabajo pues los conocía muy bien y sabía que solo la buscaban para tener
sexo y hasta allí. Por el contrario a veces salía con desconocidos que la
abordaban teniendo en cuenta el anonimato, se acostaba con ellos y
después desaparecía ella o ellos sin dejar rastro, ese era el plan con Nemes
y nada más.

La cita ese día fue de lo más normal, Nemes se comportaba como todo un
caballero y era además muy cultivado ya que con él se podía platicar de cualquier cosa, para su gran sorpresa cuando Nemes la llevó a su casa ni
siquiera se mencionó la palabra sexo, esto desconcertó un poco a Rose pero
lo aceptó como un rasgo de Nemes.

Así las cosas Nemes se fue metiendo poco a poco en su vida, ya habían
salido varias veces y esta, la sexta, Rose estaba que ya no aguantaba la
calentura por el hombre, se le insinuó casi descaradamente y el siempre se
mantuvo firmes, no cedió. Fue hasta después de cinco meses que Rose y
Nemes tuvieron su primer encuentro sexual, algo que Rose había calificado
como extraordinario.
0 0
Sin Comentarios

 
Necesitas Registrarse o Ingresar para participar.
Sal Gema
SpctrS
SpctrS
0
Seguidores
44
Mensajes
0
power

Tu también puedes publicar en esta categoría, ¿que esperas?. Únete al grupo de usuarios que más participan.

Publicar